jueves, 3 de septiembre de 2015

Karis la Momia inició la época de luchadores de ultratumba

Mario Gómez Nájera, pachuqueño, sostiene la máscara que le diera fama y lo convirtiera en uno de los personajes más terroríficos de la lucha libre y del cine mexicano. Foto: El Sol de Hidalgo.

 Pachuca, Hidalgo.- Los más grandes héroes enmascarados del cine mexicano, como Santo, Blue Demon, Huracán Ramírez, Neutrón, Médico Asesino, Mil Máscaras y otros, jamás hubieran tenido tanto éxito en la pantalla y en los comics si no hubieran existido los grandes villanos.

Es así como nació Karis la Momia, que fue de los primeros personajes en combatir ante los grandes héroes; más tarde aparecerían otros como vampiros y hombres lobo.

Mario Gómez Nájera, quien nació en la ciudad de Pachuca el 22 de octubre de 1930, es el nombre real de quien dio vida a este personaje.

Karis la Momia era llevado al cuadrilátero en un ataúd y de ahí salía causando horror y mucho miedo entre los asistentes, principalmente a mujeres y niños que se sorprendían ante la fealdad del personaje.

NACIÓ KARIS LA MOMIA

En charla con este reportero, Karis la Momia dijo que en 1949 se sintió atraído por el deporte y decidió practicarlo, el destino lo llevó al Centro Social y Deportivo Pachuca (actualmente es la Plaza de la Cultura y el Arte), donde comenzó a practicar la halterofilia, (levantamiento de pesas) y otros aparatos para gimnasia y ahí mismo conoció a otros atletas que practicaban la lucha libre amateur y comenzó a hacer amistad con ellos.

"En esta ciudad ya existía la Arena Afición y era dirigida por don Francisco Flores, quien me dio la oportunidad primero de realizar ahí los entrenamientos en el ring; un día viernes estaba viendo un libro egipcio y vi imágenes de varias momias, y fue ahí donde me surgió la idea de crear este personaje de nombre Karis la Momia, fui a la Ciudad de México donde sabía que una persona hacía las máscaras para los luchadores y siguiendo mis indicaciones la diseñó y la confeccionó, y es la misma que usé hasta la última lucha".

Luego de adaptarse a la máscara y a continuar entrenando muy fuerte un domingo de 1956 se presentó en la Arena Libertad de Tulancingo, donde debutó de manera profesional.

"Por principio de cuentas compré un ataúd que fue llevado en hombros hasta el ring y ahí lo abrí, saliendo ante el terror de las personas que no esperaban una entrada así; sin embargo, poco a poco lo aceptaron hasta que me presentaron como Karis la Momia y ganando mi primera lucha me inicié en el terreno profesional".

CAUSÓ REVUELO EN TULANCINGO

La presentación de Karis la Momia en la Arena Libertad de Tulancingo fue todo un acontecimiento en esa ciudad y sus alrededores, los comentarios de las personas que habían asistido a su debut fueron los causantes que muchos aficionados y no aficionados quisieran conocer a este personaje de ultratumba que tuvo la osadía de asustarlos y al mismo tiempo llevarlos a querer verlo de nuevo, de ahí que los tumultos en cada domingo en la Arena Libertad fueron enormes por ver aparecer en un ataúd al luchador tan horrible.

COSTÓ TRABAJO DEBUTAR EN PACHUCA

El éxito trascendió y llegó a Pachuca la fama que comenzaba a tener la momia, y esta llegó a oídos de Francisco Flores, el empresario en ese entonces de la Arena Afición, quien al principio se negaba a darle la oportunidad de presentarse con esa indumentaria que causaba miedo y horror a las personas y menos con el ataúd.

"Don Francisco pensaba que ese personaje no sería bien visto por el público pero al final de cuentas accedió y fue así como Karis hizo su presentación en la Arena Afición de Pachuca, debutando con mucho éxito, quizás más del que había tenido en Tulancingo, y fue de esta manera como también hubo llenos en la Arena Afición y de ahí comencé a codearme con las grandes figuras de la lucha libre de la Arena Coliseo".

Fue precisamente don Francisco Flores quien le dio unas cartas de recomendación para presentarse con don Salvador Lutteroth, el más grande empresario de la lucha libre mexicana, quien le abrió las puertas primero de la Arena Coliseo y posteriormente en la Arena México.

"Fue de esta manera, de batalla en batalla, de lucha en lucha, que el nombre de Karis la Momia se fue dando a conocer en toda la república, donde fui a luchar ante los mejores de la época hasta conquistar la Arena México, que es donde solo llegaban los grandes luchadores", recuerda don Mario.

El pachuqueño que nació en la céntrica calle de 5 de Febrero en la colonia del Periodista, recuerda aquellos grandes encuentros contra el Santo, Gory Guerrero, Boby Bonales, el Verdugo, The Black Shadow, Huracán Ramírez, Blue Demon, Joe Marín, Joe Grant, el Murciélago Velázquez, Raúl Torres, entre muchos más.

Su estilo rudo lo llevó a formar pareja con elementos como Frankenstein y el Espectro, luchadores también de aspecto de ultratumba.

LOS TRIUNFOS CONTINUARON DURANTE MUCHO TIEMPO

De arena en arena, cosechando triunfos, Karis la Momia ganó las cabelleras de el Jabalí, Bobby Bonales, del Chamaco Castro y Humberto Garza, así como las máscaras de Silver Fox y la del Doctor Yeky y Máscara Dorada, grandes figuras de la empresa Lutteroth.

Su fama trascendió fronteras llegando a luchar en los Estados Unidos de Norteamérica, Guatemala, El Salvador y Panamá, también actuó en películas como "Los Tigres del Ring", que se filmó en la Arena Coliseo y de la que tiene grandes recuerdos.

"Nunca perdí la máscara, simplemente un día decidí quitármela y dejar la lucha libre y hoy tengo la satisfacción de haber logrado lo que quería y lo que quise hacer; me quedan los mejores recuerdos de esta profesión que me dio todo para mi familia", concluyó este pachuqueño cuya identidad lo llevó a conquistar fama y fortuna.

Cortesía: http://www.oem.com.mx y Constancio Cortés

No hay comentarios:

Publicar un comentario