jueves, 23 de noviembre de 2017

Cine Arena: la Lucha Libre…







“Respetable publico ¡lucharan 2 de 3 caídas sin límite de tiempo! en esta esquina el Santo, el Cavernario y en esta otra Blue Demon y el Bulldog”… dice la canción de la Sonora Santanera  inspirada en los personajes que luchaban en el ring y emocionaban y divertían a la gente.

Si la Arena México, ubicada en la Colonia Doctores de la Ciudad de México, es considerada la Catedral de la lucha libre mexicana; en Hermosillo, el Cine Arena era considerado por igual. Eran los mismos personajes que en los años ‘50s y ‘60s subían al ring los viernes por la noche.

El principal ídolo de niños y adultos, se incluyen a las mujeres, lo era el Santo, el enmascarado de plata, su nombre real era Rodolfo Guzmán Huerta del meritito Tulancingo, Hidalgo, donde nació un 23 septiembre de 1917 –hoy festejamos los cien años de su nacimiento-.

Sus compañeros eran Blue Demon, Huracán Ramírez, El Solitario, Black Shadow, Mil Máscaras, Rayo de Jalisco, Tinieblas, Neutrón, Cavernario Galindo, Lobo Negro, Atlantis, Tonina Jackson, Frankenstein, Wolf Ruvinskis; unos los “técnicos” y otros los “rudos”. Pocas eran las mujeres que “luchaban” y acompañaban a los ídolos del ring en sus giras por provincia: Chabela Romero, Toña la Tapatía, Marina Rey, La Yaqui y la Jarochita Romero.

Llegaban en una camioneta Chevrolet azul “oscuro”, vidrios pintados de negro –aún no se inventaba el polarizado-; entraban a la Arena por el portón de lo que originalmente sería el movimiento de los caballos de los picadores en las corridas de toros. Entrando, de lado derecho estaban los “camerinos”.

Ver a los luchadores, sus máscaras y algunos con atuendos a doc a sus nombres, era todo un espectáculo; en el ring desde la esquina “volaban” para impactar contra su adversario; las caras de los aficionados, sean niños o adultos, se transformaban de asombro y se preguntaban “como le hizo para volar”; siempre alguno salía “bañado” en sangre…y como bien dice la canción:

“y la gente comenzaba a gritar se sentía enardecida sin cesar / métele la wilson, métele la nelson, la quebradora y el tirabuzón, quítale el candado, pícale los ojos, jálale los pelos, sácalo del ring métele la wilson, métele la nelson, la quebradora y el tirabuzón, quítale el candado, pícale los ojos, jálale los pelos (sácalo del ring)”…

La gente en ese entonces no le daba importancia al valor del “autógrafo”, niños y adultos peleaban por acercarse a su ídolo, tocarlo, saludarlo, pocos se tomaron fotos con ellos –aún no se inventaban las selfings-. Eran amables con todos, pero principalmente con los niños.

Los luchadores al término de la pelea, buscaban al Chapo Romo para que les pagara el “resto”; en taquilla era el encuentro, ahí se protagonizaba “la lucha de la saliva” decía el Chapo Romo al otro día en la imprenta del Diablo Zayas; siempre decía que había perdido o salido “tablas”, nunca gano un peso. Nadie le creía pero le daban por el lado.

Los sábados eran los encuentros entre los de la Cinco de Mayo de arriba, los del Cine Arena y uno que otro venido de más allá, la  San Benito o la Huapalaina; en la recién inaugurada Placita Morelos, frente al internado Cruz Gálvez; en la placita construyeron un edificio donde se hicieron los primeros desayunos escolares que nos los vendían en 20 centavos: una “conchita”, un cuartito de leche con chocolate, un huevo cocido, a veces un plátano o naranja, en diciembre un puño de cacahuates y galletas de animalitos.

El caso es que, por la tarde noche recalaban los niños y adolescentes que la noche anterior habían asistido a la lucha libre, y obvio, la adrenalina aun fluía en su inocente cerebro que le pedía aplicar “la llave” que le hizo el Santo al Cavernario; la mayoría estábamos en la escuela Heriberto Aja –también enfrente de la placita-, nos conocíamos y algunitos nos “traíamos ganas” y pa’cuando; uno, por lo general “el más grande”, “concertaba” el pleito entre Juanito y Pedrito (nombres ficticio por aquello de las represarías) y, los gritos de los presentes que apoyaban a uno u al otro no se hacían esperar.

La lucha era limpia, pero al calor del momento, sacaban sus mejores mañas aprendidas en el Cine Arena, piquete de ojos, patadas en las nobles partes y tierrita en los ojos. Chapucero le gritaban. Después de unos minutos de estar luchando, los separa alguien de los grandes que por ahí andaba “gateando” (palabra no con tintes peyorativos, era aceptada por unos y otras, pues era sábado y de ahí al baile, luego les cuento esta nostálgica historia); el pleito terminaba, el ganador se la creía, el supuesto perdedor por lo regular terminaba llorando. Niños al fin.

En la Casa Oloño, estaba por la Monterrey, frente al Mercado municipal Pino Suarez, donde hoy es el edificio Parían, vendía de todo, desde una aguja para tocadiscos, cuerdas para guitarra e instrumentos musicales, entre una variedad de artículos, la chamacada iba a comprar a sus ídolos, monitos –de plástico- del Santo, Blue Demon hasta del Cavernario Galindo, así, muchos hicieron su colección. Esto era porque los niños y adultos gozaban del espectáculo de la Lucha Libre.

Pero bueno, esto sucedió hace casi medio siglo, y desde entonces la mujer ya participaba de igual manera que los hombres en la lucha diaria por sobrevivir; las luchadoras del ring hicieron historia; hoy ya son parte importante en el Box y la Lucha Libre.
Pero como hoy oficialmente y legalmente tienen derecho al 50-50 y muchas dicen que la Alicia Arellano fue la primera mujer en ocupar una curul a nivel federal, lean la siguiente nota fechada el sábado 2 de abril de 1955 en La Opinión, decía, dice la nota:

“LA PRIMERA MUJER SONORENSE, SUJETA A VOTO POPULAR. MAÑANA TENDRA LUGAR LAS CONVENCIONES DISTRITALES DEL PRI EN NAVOJOA HERMOSILLO Y MAGDALENA, PARA DESIGNAR SUS CANDIDATOS A DIPUTADOS FEDERALES POR LOS TRES DISTRITOS.

En el avión de ayer del servicio regular de la Mexicana de Aviación regresaron los señores Luis Mendoza secretario general de la liga de comunidades agrarias del Estado, Emiliano Corella, prominente agricultor y ganadero Saturnino Saldiva, destacado líder obrero de la CTM, en el Yaqui, todos candidatos a diputados federales por los tres distritos de Sonora.  Como dijimos en nota anterior los señores Mendoza Corella y Saldívar, están abocados a ser designados candidatos del PRI, puesto que las centrales obreras y campesinas ya decidieron brindarles su apoyo son suplentes de ellos en el orden anunciado, los señores Santos Ochoa, Señora Francisca Córdova, Eulalio Vázquez, el primero conocido funcionario de Recursos Hidráulicos y Secretario General del al FTSE, la segunda Directora de Acción Femenil del PRI, y el tercero líder en el Mayo de la C.N.C.   La señora Córdova, tiene privilegio de ser la primera mujer sonorense que tomará parte en una posición de esa naturaleza en la lucha política del Estado y de seguro que los contingentes organizados tendrán mucho gusto al leer esta noticia, pues se trata de una vieja luchadora laborista. No sería pues remoto que en la próxima legislatura local tuviéramos a una diputada por algunos de los nueve distritos sonorenses”.

Pero mejor a’i se las dejo. Estas crónicas me gustan porque despiertan la memoria olvidada por el trajín de los tiempos modernos, es nostalgia…¡¡¡SARAVAH!!!

Cortesía: http://www.termometroenlinea.com.mx/ y Mario Munguía Murillo 

miércoles, 22 de noviembre de 2017

El Santo, hijo predilecto



Tulancingo, Hidalgo.- En esta ciudad hay muchos pobladores que orgullosos presumen ser paisanos de El Santo.





Aquí se conserva la pila bautismal donde le dieron el nombre de Rodolfo Guzmán Huerta al hombre detrás de la máscara plateada, y se puede ubicar el lugar en el que vivió en su infancia y en el que estudió.
Y pareciera que esta localidad, la segunda en importancia en Hidalgo, fue la ideal para que el 23 de septiembre de 1917 naciera quien años más tarde se convertiría en el más legendario luchador.
Desde la década de los 30, este lugar empezó a recibir funciones de lucha libre y boxeo, lo que motivó la aparición de siete arenas a lo largo de los años, una incluso llamada Arena Black Guzmán, en honor a Miguel, hermano mayor de Rodolfo y también gladiador.
Así lo relata Felipe Carrillo, músico y compositor que también es apasionado de la historia de Tulancingo y de la trayectoria de una de sus figuras: El Enmascarado de Plata.
"Hay dos cosas que yo admiro de El Santo. Una es la humildad, pues, a pesar de haber sido el más grande luchador y un personaje importante en la industria del cine, con muchos éxitos de taquilla, jamás perdió el piso", comenta Carrillo.
"Y la otra (virtud) es la bondad, pues mucho de lo que ganó lo invirtió en causas nobles, como mantener asilos de ancianos, casas de enfermos o de huérfanos, y daba funciones gratuitas en las cárceles", agrega Felipe.
Aunque colecciona diversos artículos de El Plateado, Carrillo asegura que lo que más valora son los documentos que revelan eventos importantes de Guzmán Huerta en Tulancingo.
"Los documentos referentes al lugar donde él nació es lo más importante de esta colección", señala sin dudar Carrillo, quien pudo dar con papeles como el acta de nacimiento y la fe de bautizo del luchador.
Agencia Reforma
Cortesìa: http://www.elmundodeorizaba.com/

martes, 21 de noviembre de 2017

Hace 100 años nació el ícono mexicano de la lucha libre El Santo, la leyenda de plata escrita en letras de oro

El Santo, el Superhéroe de México


El Santo, el Superhéroe de México




Rodolfo Guzmán Huerta fue el nombre real del Santo, el ícono más importante de la lucha libre mexicana, que cumpliría 100 años de vida.
Su leyenda va más allá del pancracio nacional e internacional, pues además y de protagonizar épicas batallas en el ring también se desarrolló en el plano artístico como actor.
El Santo fue considerado un Superhéroe para miles de niños, aficionados de la lucha libre, sobretodo en los años 50. Estuvo activo de 1942 a 1982, periodo en el que nunca fue desenmascarado.
Su popularidad lo volvió historieta: El Santo, El Enmascarado de Plata ¡Una aventura atómica!, pero su proyección más mediática fue en la cinematografía.
Carlos Monsiváis describió a Santo como "el rito de la pobreza, de los consuelos peleoneros dentro del gran desconsuelo que es la vida, la mezcla exacta de tragedia clásica, circo, deporte olímpico, comedia, teatro de variedad y catarsis laboral".
Después de su fallecimiento, uno de sus hijos adoptó la máscara de su progenitor, dándose a conocer como El Hijo del Santo.

lunes, 20 de noviembre de 2017

El Noruego, el gran rival de El Santo Durante las visitas de El Santo a Tabasco su principal rival fue el luchador con quien luchó en batallas memorables.

El Noruego, el gran rival de El Santo





El Noruego no solo fue el luchador más emblemático de Tabasco durante varias décadas, también, fue el principal rival de El Santo durante sus visitas a la entidad.

Aunque la primera ocasión que lo enfrentó fue en la Arena Naucalpan, en la Ciudad de México, la rivalidad fue aterrizada en la desaparecida Arena 'Jardín Águila' y principalmente, en el Palacio de los Deportes de Villahermosa.

La presencia del luchador más mediático de todos los tiempos; ídolo no solo en los encordados, sino también de la pantalla chica, provocaba llenos completos donde se presentara.

“Él (El Santo) ganaba siempre, era la figura, nosotros también éramos figuras pero a bajo”, rememora El Noruego en entrevista para Grupo Cantón.



“Yo tenía mis años ya en la lucha libre, primero luché contra Blue Demon y Huracán Ramírez, después luché contra El Santo, la primera vez lo enfrenté hice pareja con Argos y él estaba acompañado de Tony Cabral”.

Este sábado Rodolfo Guzmán Huerta, mejor conocido como El Santo cumpliría 100 años de vida, su legado continúa y enfrentamientos como el hecho en varias ocasiones ante El Noruego, hoy son una completa leyenda.

“Yo me enfrenté varias veces ante El Santo, nunca luché junto a él, éramos de bandos diferentes. Yo era el mejor posicionado en ese momento, era todo un profesional. El Santo llenaba de manera impresionante las plazas”.

Hoy con 77 años de edad, El Noruego, recuerda la amistad que lo unió a El Santo: “Era un excelente compañero, una persona muy decente, era humilde, así podía hablar con los luchadores jóvenes que con los experimentados”.

Lo recuerda como una gran persona: “Fue mi gran cuate de toda la vida, tuvimos una amistad pura”.

Filmó junto al Santo en España

Toledo, España fue la ciudad donde El Noruego acompañó a El Santo a filmar una de las múltiples películas que el Enmascarado de Plata rodó durante su carrera.

“Yo una vez me lo encontré en los vestidores y le pregunté '¿por qué no has luchado Rodolfo?', me explicó que estaba filmando una película en España, me invitó y acudí de extra”.

Otros rivales

Cuando El Santo luchaba en Tabasco tenía rivales marcados, principalmente El Noruego, pero también se medió en varias ocasiones a Argos y a El Cadáver, quienes buscaban salvaguardar el orgullo por la lucha libre que se practicaba en el estado.

DATOS CURIOSOS

1. La primera vez que luchó como El Santo fue en 1942, luego de que su entrenador Jesús Lomelí sugiriera una pelea en la que todos vistieran de color plateado. Entre los tres nombres sugeridos por el entrenador estaban: El Santo, El Diablo y El Ángel; Rodolfo Guzmán Huerta eligió el primero.

2. Se convirtió en el primer luchador en ser parte de una historieta mexicana. A inicios de la década de los 50, el dibujante y editor José Guadalupe Cruz publicó la historieta titulada Santo, el Enmascarado de Plata. Pocos años después, el tiraje llegó a más de un millón semanal. Estuvo en circulación hasta la década de los 80.

3. En los primeros números de Santo, el Enmascarado de Plata se utilizaron fotografías del luchador para acompañar el texto de la historieta. Más tarde, por cuestiones legales, este personaje fue reemplazado por Héctor Pliego, conocido como Míster México. Se puede diferenciar de El Santo porque no lleva mallas.

4. Su debut en el cine ocurrió en 1958 con las cintas Santo contra el Cerebro del Mal y Santo contra hombres infernales, ambas dirigidas por Joselito Rodríguez y filmadas en territorio cubano. La filmación se realizó durante la revolución cubana, y finalizó un día antes de que ésta finalizara con la entrada de Fidel Castro en La Habana.

5. El Santo protagonizó más de 52 película. A pesar de ser un cine de bajo presupuesto, sus películas fueron éxitos en taquilla. Entre algunas de las más famosas están Santo contra doctor Muerte -rodada en España-, Santo vs el estrangulador y Santo vs Las Mujeres Vampiro. 

Cortesìa: http://www.tabascohoy.com/

domingo, 19 de noviembre de 2017

Cine de Luchadores (Podcast)








La idea original era hacer un especial sobre el cine de luchadores en conmemoración de los 100 años del nacimiento de Rodolfo Guzmán Huerta, mejor conocido como Santo, el mascarado de plata, una de las máximas figuras de la lucha libre mexicana. Lamentablemente, a causa del sismo ocurrido en México el pasado 19 de septiembre no nos fue posible grabar el podcast. Pudimos publicar algunas reseñas sobre películas y series donde ha aparecido esta emblemática figura del ring, pero hasta hoy nos fue posible traer por fin el podcast sobre el Cine de Luchadores, en donde hablamos de cómo la Lucha Libre, como deporte-espectáculo, se ha convertido en fenómeno cultural, elemento identitario para muchos mexicanos y parte de la iconografía popular de nuestro país en el resto del mundo. Sin olvidar que es quizás el deporte más incluyente que existe, en donde hombres, mujeres, travestis, personas con enanismo, ricos y pobres son tratados por igual. Los luchadores son héroes del cuadrilátero, ídolos de miles y superhéroes de la pantalla grande que no sólo pelean por ganar el cinturón de un campeonato, sino para defender a la humanidad de cualquier amenaza, sin poderes, sin armas, a puro manotazo limpio.
Cortesía: https://cafeanimelair.com

sábado, 18 de noviembre de 2017

100 años de una máscara de plata

centenario-de-santo

La imagen es por sí misma una contradicción: el enmascarado de plata, aparece en una cama, inclinándose sobre una mujer. Él con el rostro cubierto, ella con los senos desnudos. Que en el imaginario popular uno de los héroes más emblemáticos del cine mexicano no se descubra el rostro ni siquiera en el momento de mayor intimidad, debería decirnos algo de nosotros mismos… hablamos de eso en el centenario del Santo.





Fue una máscara de cuero plateado con costuras burdas la primera que cubrió el rostro de Rodolfo Guzmán Huerta, el 26 de julio de 1942. El cuero lastimaba y lo hacía sudar a chorros, pero apenas comenzaba el calvario: «Tuve que sufrir mucho para mantener el misterio –declaró El Santo en su última entrevista, al diario unomásuno–. No sólo me enfrenté a verdaderas fieras del cuadrilátero para conservar mi identidad, tuve que enfrentar a mis seguidores, a los curiosos, a muchos reporteros que seguían mis pasos para descubrir quién era El Santo. Fue un verdadero problema».
Y si en vida libró arduos combates en el ring para resguardar la identidad del luchador, hoy esa máscara enfrenta otro tipo de luchas. Personaje polémico, El Hijo del Santo, heredero de la insignia del ídolo, protagoniza desde hace años batallas que ya no ocurren en los coliseos, sino dentro de despachos y tribunales. Además de haber seguido los pasos de su padre en el ring, fue él quien transformó la imagen pública del Santo –su nombre y su máscara– en una marca registrada que explota comercialmente de manera exclusiva en sus tiendas, al punto de oponerse a que su sobrino, Axel, use el nombre de El Nieto del Santo arriba del ring.
Pero heredar una máscara implica heredar los problemas de la misma, que prevalecen hasta el centenario del Santo. En marzo de 2012, por ejemplo, durante una de las audiencias de un juicio en el que demandaba a la empresa Promociones Antonio Peña dejar de vender la grabación de una de sus luchas, una de las abogadas interpuso ante el juez un recurso de revocación: pedía que El Hijo del Santo –quien asistió enmascarado a todo el litigio– se quitara la máscara para identificarlo plenamente. No fue la única vez que el luchador puso el grito en el cielo.
«Mi padre siempre fue muy cuidadoso en mostrar una imagen limpia», diría en 2011, cuando el Festival Internacional de Cine de Guadalajara anunció la restauración y proyección de El vampiro y el sexo, una cinta que coprodujo y estelarizó su padre al lado de voluptuosas vampiresas semidesnudas.

centenario-del-santo-2
Foto: Especial

Si bien El Hijo del Santo logró impedir la proyección en un primer momento, se exhibió a los pocos meses en la Cineteca Nacional. Y aunque no regatea los desnudos femeninos, la cinta no muestra al Santo al lado de ninguna mujer desnuda. ¿De dónde había salido entonces aquella imagen del Santo besando a una joven en la intimidad de una cama?
Que el luchador protagonizara por lo menos otras dos películas eróticas era una sospecha desde hace décadas. Viviana García Besné –sobrina-nieta de Guillermo Calderón Stell, quien coprodujo al menos nueve películas del enmascarado–, asegura haber encontrado un segundo filme: Los leprosos y el sexo.Chilango acudió a su archivo para constatar la existencia de esta película, que hoy está en espera de ser restaurada.

Primera caída

Santo vs Jesús “El Murciélago” Velázquez

En un principio fue el luchador, y el luchador era de carne y hueso, aunque su rostro era plateado. Después fue el personaje de papel y tinta de las historietas. Luego el actor en el celuloide de las películas. Fue esa trinidad perfecta –luchador, personaje y actor– la que terminó de conformar al ídolo: El enmascarado de plata y por eso no podía pasar inadvertido el centenario del Santo.
Ícono incuestionable de la cultura pop mexicana, la máscara del luchador más célebre de los cuadriláteros ha aparecido en boletos del Metro, billetes de lotería, portadas de revistas y, el año pasado, Google le dedicó uno de sus tradicionales doodles. Sin embargo, bajo el peso de ese símbolo siempre estuvo un hombre: Rodolfo Guzmán Huerta, un  hidalguense nacido en Tulancingo, el 23 de septiembre de 1917 crecido en Tepito. Antes de quedar sepultado por el color plateado, Guzmán trabajó como obrero textil, carpintero y pintor de brocha gorda. Después combinó su entrenamiento de llaves y patadas voladoras, en el Casino de la Policía de la Ciudad de México, con clases de pintura.
Había seguido el ejemplo de sus dos hermanos mayores, quienes murieron uno en el ring y el otro, en entrenamiento. Aún era un niño cuando aprendió las artes de la lucha grecorromana y olímpica. Intentó ganarse un lugar en la lucha libre, primero bajo el nombre de Rudy Guzmán, después como El Hombre Rojo. Pese a que luchaba hasta tres veces al día en arenas de toda la ciudad y del país, no tuvo éxito.
Para finales de los años 30 ya había participado en cientos de combates que, aunque no le ganaron el favor del público, le permitieron perfeccionar su perfil como luchador rudo. Comenzó a presentarse como el Murciélago II en honor al famoso Jesús «El Murciélago» Velázquez, a quien no le gustó nada la semejanza y amenazó con demandarlo.
Con el nacimiento de Santo, El enmascarado de plata, a partir del 26 de julio de 1942, no hubo manera de dar marcha atrás. Algo sucedió en aquel momento. En un principio, el enmascarado se empeñaba en pertenecer al bando de los rudos: le gustaba el contraste de su nombre con sus trampas y golpes bajos. Pero el público, que al principio le festejaba sus malas artes, poco a poco fue exigiéndole técnica, decencia, virtud. Tal como décadas después lo haría su hijo, cuando se confirmara la existencia de las películas secretas que había filmado.
Y en medio de esa dualidad es que ahora llegamos al centenario del Santo,

Segunda caída

El editor que desenmascaró al Santo


centenario-del-santo-3
Foto: Especial

Antes de las películas, fueron las historietas. El Santo, como héroe  justiciero, apareció primero en el papel, gracias a la imaginación del dibujante y editor José G. Cruz. Fue él quien lo representó como un paladín del bien que defendía a los desamparados. La arena de luchas, el cuadrilátero, era ahora la ciudad entera: un Distrito Federal ficticio en el que sucedían todo tipo de aventuras en color sepia… para el centenario del Santo el DF ya no existe, ahora el nombre oficial es Ciudad de México.
La necesidad de crear tres historias a la semana llevó a Cruz a saquear cualquier libro que tuviera en frente. Así, el universo del Santo se pobló no sólo de gladiadores y criminales, sino también de fantasmas, vampiros y todo un ejército de monstruos salidos como de la Divina comedia o del Cantar de los nibelungos.
«Tú no te has dado cuenta de que el nombre soy yo, tú eres… ¡un mono con una máscara», espetó José G. Cruz, iracundo, cuando se enteró de que el Santo había decidido, en un rapto de furia, llevarse sus ya populares historietas a otra casa editorial.
De acuerdo con la especialista en cultura popular Anne Rubenstein, en su mejor momento la publicación Santo, El enmascarado de plata, llegó a alcanzar un tiraje de 900 mil ejemplares por cada uno de los tres números que se editaban semanalmente. Para ello, desde 1953, el Santo acudía cada semana a sesiones fotográficas en las que se interpretaba a sí mismo. Las fotos eran mezcladas con dibujos estilizados para lograr los característicos montajes de la fotonovela.
Pero, debido a sus múltiples compromisos de trabajo, un día de 1977 el Santo simplemente no llegó a la sesión fotográfica. Cruz decidió sustituirlo por un actor más joven y con mejor condición física: el fisicoculturista Héctor Pliego, Mr. México 1969. Eso provocó la ira del enmascarado.
La trifulca llegó a tribunales: el Santo acusó a Cruz de abuso de confianza y exigió un porcentaje mayor de regalías. Por su parte, el dibujante reclamó el reconocimiento como el creador de un personaje al que había dotado de una personalidad que el luchador no tenía antes: le exigía la mitad de los ingresos generados por sus películas.
Por si fuera poco, durante el juicio el luchador descubrió que Cruz había registrado a su favor la imagen del Santo –su nombre y su máscara–. Por eso pudo seguir publicando la revista con un nuevo Santoataviado de manera distinta al original: la máscara mostraba una «S» enmarcada con un círculo negro en la frente y el personaje lucía un cinturón con un cuchillo.
Cuando el Santo logró que cerraran durante algunos días la editorial de José G. Cruz y que incluso lo encarcelaran por 48 horas, la venganza fue casi fatal: Cruz le filtró al periodista deportivo Antonio Ortiz Izquierdo –quien escribía para la revista sensacionalista Vedetes y deportes– una foto del Santo sin máscara, además de su nombre real.
La derrota pudo ser fulminante. Pero pocos creyeron que ese señor con frente amplia, casi calvo y con pinta de profesor, fuera en realidad el héroe al que todos admiraban. Hacía muchos años que Rodolfo Guzmán Huerta había dejado de existir… en el centenario del Santo, pocos recuerdan que ése era su nombre real.

Tercera caída, hacia el centenario del Santo

El Hijo del Santo vs las películas XXX

centenario-del-santo-4
Latas y más latas con películas en distintos formatos, distribuidas en decenas de estantes. Estamos en Tepoztlán, Morelos, y aquí están guardadas las copias en 35 mm de El vampiro y el sexo, la primera cinta erótica del Santo de la que se tuvo noticia, con subtítulos en inglés, francés y huellas de haber sido proyectadas.
La consagración del Santo como héroe-todo-salvador de México sucedió en el cine. Pese a los pocos efectos especiales de la época, no tuvo problemas en vencer a decenas de villanos espaciales y monstruos de ultratumba. Su nombre era divino, pero sus triunfos radicaban en su destreza física: los seres de otro mundo eran vencidos con llaves y golpes terrenales.
Para los años 60, las películas de luchadores estaban entre las más taquilleras y El Santo estaba a la cabeza. Los productores peleaban por tenerlo en sus rodajes, por lo que el luchador casi siempre estaba en cartelera. Más de medio centenar de películas lo llevaron como protagonista: ningún superhéroe en la historia ha tenido una vida fílmica tan larga… y en el centenario del Santo, ningún otro personaje mexicano ha igualado esa marca.
El lote de películas producidas por Guillermo Calderón Stell se cuece aparte. En ellas, el Santo no fue sólo protagonista sino también coproductor. Esto le otorgó, por contrato, poder de decisión sobre los proyectos fílmicos que, según le prometió Calderón, lo «llevarían al cielo».
Viviana García Besné permitió la consulta de los filmes y documentos del archivo Permanencia Voluntaria, que resguarda el material de su familia, dedicada a la industria cinematográfica desde el siglo pasado. Después de ver el documental Perdida –en el que García Besné habló por primera vez del tema– y El vampiro y el sexo, la versión erótica de Santo en el tesoro de Drácula, la pregunta era obligada: ¿existe una trilogía erótica, como muchos aseguran?, ¿fueron películas hechas a espaldas del Santo?
La anécdota es conocida: el Santo y Calderón acordaron las películas en su calidad de socios, como una especie de experimento. Mediante un «pacto verbal de caballeros», determinaron que las cintas no se exhibirían en México mientras El enmascarado de plata viviera. Todo indica que el productor Guillermo Calderón Stell cumplió con su palabra, pues hasta hace poco aún se dudaba de su existencia… quizá muchos aún desconocían este dato en el centenario del Santo.
El archivo de Permanencia Voluntaria resguarda cientos de carpetas. Ahí están recibos de honorarios del Santo, contratos que amparan su asociación como productor, reportes de regalías, actas relacionadas con su sucesión testamentaria, carteles y fotografías, documentos que al contar su propia historia confirman la existencia de una trilogía de versiones dobles para un público adulto, cuya realización –no hay duda– fue autorizada por el luchador.
Pregunto a Viviana sobre aquella imagen fascinante y contradictoria al mismo tiempo, la del Santo inclinado sobre una mujer desnuda en una cama. Ella replica que el origen de ese fotograma es desconocido y niega, tajante, que provenga de alguna de las películas coproducidas por Calderón.
Pero Viviana tiene una buena noticia. Por lo menos existe una película más: Los leprosos y el sexo, una versión erótica de Santo vs los jinetes del terror, cuyas latas se encuentran resguardadas en una bóveda en Estados Unidos, en espera de fondos para su restauración. La versión original, una mezcla de western con película de horror, narra la historia de una pandilla de leprosos que se fuga del hospital para asolar a los habitantes de la comarca. El rapto de la novia del comisario podría dar pie, sin ningún tropiezo argumental, a las escenas de la versión para adultos, tal como se ilustra en el cartel promocional.

Llegado el primero centenario del Santo, esto sigue siendo un misterio.
Cortesía:http://www.chilango.com/ y Patricia Vega

viernes, 17 de noviembre de 2017

Bits a la Mexicana. Mexicanos en los videojuegos.

Mexicanos

A través de la historia de los videojuegos, se han representado un sin número de naciones y culturas y aunque en muchas ocasiones, las representaciones que se hacen de diferentes países y sus habitantes están llenas de estereotipos y clichés; los videojuegos se han convertido en una ventana para conocer aquellos rincones del mundo y México no ha sido la excepción, pues a lo largo de los años hemos podido conocer compatriotas que han hecho apariciones en diversos videojuegos, incluso algunos protagonizando su propio juego y que mejor pretexto que las “Fiestas Patrias” para recordar a todos estos mexicanos que han compartido un poco de nuestra cultura en el mundo de los videojuegos. Es así que vayan por sus sombreros, afílense los bigotes y sírvanse un buen mezcal para conocer esta lista de “Mexicanos en los Videojuegos”.




Masked Muscle (Super Punch Out)
Haciendo su aparición en la versión de Super Nintendo de Super Punch Out en el año de 1994, Nacido en la Ciudad de México, Masked Muscle es un boxeador enmascarado, que junta dos de las más grandes pasiones de México, El Box y la Lucha Libre y que con artimañas como escupirle en los ojos a sus oponentes, este peleador mexicano no tendrá compasión para sacar su mejor repertorio de golpes para noquearte en un santiamén.
El Stingray (Saturday Night Slam masters)
Con el boom de los videojuegos de peleas y tras el éxito de Street Fighter 2Capcom trato de replicar su éxito con un juego de peleas inspirado en el mundo de la lucha libre y que mejor ocasión para incluir en la lista de personajes que a un luchador mexicano, fue así que este “Ultra Macho” oriundo de Acapulco, hizo su aparición en Saturday Night Slam Masters  y con su movimiento especial, el  “Jalapeño Comet”, El Stingray se convertiría en uno de los personajes del juego más difícil de vencer. Como dato curioso, El Stingray está inspirado enLizmark “El Geniecillo Azul”, luchador mexicano quien también es originario de Acapulco.
Thunder Hawk (Street Fighter)
Cuando se dio la noticia de Street Fighter II iba a lanzar una nueva versión del juego que incorporaría a cuatro nuevos peleadores a su lista y que entre ellos se encontraría un mexicano, la cabeza de los fans mexicanos exploto, pero al ser lanzado Street Fighter II: The New Challengers, la decepción no se hizo esperar, pues el mejor conocido como T. Hawk, lucia como un apache sacado de alguna película del viejo oeste y no representaba a México de ninguna forma, siendo así que la deficiente visión de México por parte de los desarrolladores de Capcom en Japón, Thunder Hawk, quién nació en el desierto de Sonora y actualmente reside en Monte Albán, Oaxaca, se convertiría en uno de los clichés más fallidos en el mundo de los videojuegos. Como dato curioso, en el escenario de T.Hawk vemos el Hospicio Cabañas de Guadalajara, junto a danzantes aztecas en medio del desierto, es el mejor ejemplo de la nula información de los desarrolladores japoneses tenían de México.
El Fuerte (Street Fighter)
Tras la fallida representación de un mexicano con T.Hawk en su serie, Capcom para Street Fighter IV, no arriesgo y se fue a la segura, siendo así que El Fuerte seria un clásico luchador enmascarado inspirado en la Lucha Libre de nuestro país, con una gran afición por las artes culinarias, es que El Fuerte se mide contra los mejores peleadores del mundo con sus técnicas de combate inspiradas en la lucha libre y platillos mexicanos como el “Enchilada Jump” y el “Quesadilla Bomb”.
King (Tekken)
Es innegable la influencia de la Lucha Libre Mexicana dentro de la cultura de Japón, por lo que no nos sorprende que la mayoría de representaciones de un mexicano dentro de un videojuego sea a través de la Lucha Libre, es así que con la aparición Tekken y su innovador gameplay en 3D, pudimos conocer a King, luchador profesional con su singular máscara de Jaguar, quien participa en el Torneo “Puño de Hierro” con la esperanza de ganar el suficiente dinero para el orfanato que él dirige. Como dato curioso King está inspirado en el luchador Fray Tormenta quien como King, ambos dirigen un orfanato y ayudan a niños desamparados.
Angel (King of Fighters)
No es ningún misterio el que una de las sagas más populares de juegos de pelea en México es The King of Fighters y tras un gran recibimiento de este juego en nuestro país, los desarrolladores de SNK han incluido varias referencias y peleadores mexicanos  al juego durante todas sus entregas, pero el caso de la hermosa peleadora Angel es muy especial, pues su incorporación al juego fue gracias a una apuesta entre los staffs deSNK y del estudio mexicano EVOGA conocidos gracias a juegos como Rage of the Dragon. La apuesta consistía en echar una reta de KOF y el ganador podría agregar un nuevo personaje a alguno de los proyectos de los estudios, siendo así que el ganador de la apuesta fue Ángel Torres  por parte de EVOGA, por lo que SNK tuvo que agregar a Angel, una linda veracruzana amante del tequila, en su próximo juego The King of Fighters 2001. Alguno de otros personajes mexicanos dentro de la saga de KOF, son Ramón y King of Dinosaurs,  quien junto a Angel conforman el “Team México” en la última entrega de la saga King of Fighters XIV. Un dato curioso es que en el perfil oficial de Angel, sabemos que le gusta el fútbol y odia las apuestas.
Manny Calavera (Grim Fandango)
Desarrollado por LucasArt en el año de 1998, Grim Fandango nos presento un innovador juego de Aventura Gráfica inspirado en el Día de los Muertos y ubicado en el inframundo azteca “El Mictlán”, donde junto al agente de viajes mexicano Manuel “Manny” Calavera, trataremos de rescatar a Mercedes “Merche” Colomar, a través de una red de corrupción y engaños en el mundo de los muertos. Grim Fandango es considerado el mejor juego de aventura gráfica de todos los tiempos, parte de esto gracias a las referencias y mitología tomada de la celebración mexicana del Día de los Muertos. Como dato curioso, gran parte del diseño de arte del juego  y personajes está inspirado en el arte del  grabador mexicano José Guadalupe Posada.
Juan Aguacate (Guacamelee!)
Lleno de referencias, estereotipos y clichés sobre la cultura mexicana, Guacamelee! Juego desarrollado porDrinkbox, nos presenta una gran parodia y burla de las ideas que se tienen de México en el mundo, que junto a un gran gameplay, Guacamelee!, se ha convertido en uno de los juegos indies más aclamados de los últimos tiempos. Guacamelee! nos cuenta la historia de Juan Aguacate un humilde jimador de agave, quien por no ser un luchador, no es digno del amor de la hija del presidente del pueblo llamado “Pueblucho” y tras morir y revivir gracias a una máscara de luchador mágica obtiene grandes poderes que nos ayudaran a vivir una gran aventura junto a nuestro mexicanísimo héroe y así no solo poder salvar al pueblo sino que también trataremos de demostrar que somos dignos del amor de la hija del presidente. Un dato curioso es que durante el juego podemos usar un traje en referencia al uniforme del portero mexicano Jorge Campos.
Sombra (Overwatch)
La incorporación más reciente de un compatriota dentro de un videojuego se debe gracias a Blizzard, quienes en noviembre de 2016, agregaron a la lista de Héroes de su popular juego Overwatch a Sombra, una hacker mexicana, quien creció en el pueblo de El Dorado y al quedar huérfana  tras la Crisis Ómnica, uso sus habilidades como hacker para manipular a la gente y así poder sobrevivir en un mundo de conflicto, tras ser parte de la banda criminal Los MuertosSombra se unió a Talon para así aprovechar los recursos de la organización y su información para su propio beneficio. Con ayuda de sus habilidades como la invisibilidad y su Pulso Electromagnético (PEM), Sombra no solo se ha ganado el corazón de los mexicanos sino de toda la gran comunidad de jugadores de Overwatch. Un dato curioso de Sombra es que su develación dentro deOverwatch, llevo varios meses de pistas y complejos acertijos, que los jugadores poco a poco fueron resolviendo hasta que fue presentada oficialmente en el juego.
Aunque en la historia de los videojuegos, México ha tenido en algunas ocasiones una representación errónea de nuestra cultura y algunas otras veces, una idea de nosotros llena de clichés y estereotipos,  siempre es agradable saber que nuestra cultura es inspiración para los artistas y creadores de videojuegos. Es así que los videojuegos se han convertido en una ventana donde el mundo puede dar un rápido vistazo de toda la gran cultura que tiene México tiene que ofrecer, por lo que solo nos queda decir ¡Viva México Cabrones!
Cortesía: https://robotto.mx